Visualízalo grande, atrévete e ¡Impacta!

Cada vez que digo esto a mis amigos, familiares, clientes y personas que conozco me responden: ya Laura, pero ¿y si no se cumple? ¿no es un poco pretencioso querer cosas tan grandes? 

Ahí es donde siempre les miro con una sonrisa y les digo: visualizar grande no es querer sueños imposibles ni utópicos. Visualizar en grande es creerte merecedor de las cosas que deseas. Cuando sientes que te lo mereces, te atreves a soñar y apuntar alto. Y cuando te atreves a soñar alto se genera en tí una energía creativa, tus decisiones tienen enfoque y das pasos firmes hacia tus objetivos. Es así de sencillo. Creer es poder, y ya que te animas a creer; cree y visualiza grande.

Creer es poder; y ya que te animas a creer, cree y visualiza grande.

¿Recuerdas cuando eras niñ@? Seguro que te atrevías a soñar sin límites y cuando lo hacías permitías que tu imaginación volara dando espacio a cualquier idea e ilusión que apareciera en tu cabeza. Y te sentías imparable; te comías el mundo. Así somos de pequeños; grandes visionarios y soñadores que sienten que todo es posible. Menuda energía se creaba en tu interior y cuánta motivación tenías. El mundo de los niños está lleno de infinitas posibilidades.

Y de repente… ¡zas! El mundo de los adultos toma el mando. Desde pequeños nos han inculcado creencias limitantes a la hora de soñar y desear cosas. Creencias y afirmaciones como: “hay que trabajar muy duro para conseguir resultados”, “nada es fácil en esta vida”, “la vida es dura”, “pon los pies en la tierra”, “vives en los mundos de Yupi”, “esto que quieres ser de mayor no tiene futuro”, “ves a por lo seguro que es lo que te conviene”, “todo esto que quieres es casi imposible”… y así podría seguír con muchas más.

¿Qué sucede? Que nuestra creatividad, nuestros sueños, nuestras ideas y nuestros deseos se ven manipulados por los demás y decidimos que tienen razón. Al fin y al cabo ¿quién soy yo para creer algo que jamás he hecho sin saber qué puede suceder?

Y yo te digo: que ¿quién eres tú? Eres una persona creativa, llena de recursos, con tus propias creencias y con el derecho de soñar y visualizar lo que quieras. Eres el dueño de tu vida y tú decides por ti siempre. Es el mayor regalo que jamás vas a poseer: la libertad de elegir.

Eres una persona creativa, llena de recursos, con tus propias creencias y con el derecho de soñar y visualizar lo que quieras.

Todo lo que he conseguido en mi vida personal y profesional ha sido por atreverme a soñar grande.

Visualizando Grande me he atrevido a dejar un trabajo fijo, apostar por mi proyecto profesional de coaching y vivir de ello, a crear la Escuela Impacta junto a Gemma Panadés donde impartimos formación acreditada a nivel europeo en coaching, liderazgo y relaciones, a dejar mi ciudad natal e irme a vivir a Escocia 8 años por amor, volver a Barcelona y rehacer mi vida de nuevo, a hacer un voluntariado de 5 semanas en Ghana, a reinventarme personal y profesionalmente de cero en Mallorca… Y pienso seguir haciéndolo sin escuchar demasiado a lo que me viene de fuera. Me he vuelto muy selectiva a la hora de compartir mis sueños con las personas porque, en ocasiones, su mundo interior y su percepción de la realidad influyen de forma negativa en la mía. Elige bien con quién compartes tus sueños y a quién pides consejo. Puede que tu sueño deje de existir y se convierta en el sueño de otros. ¡Atrapa fuerte tu sueño!

Elige bien con quién compartes tus sueños. Puede que deje de existir y se convierta en el deseo de otros. ¡Atrapa fuerte tu sueño!

Sea un proyecto profesional, una aventura personal, atreverte a dar ese pasazo que siempre has querido… sea lo que sea, visualízalo grande y no dejes nada en el tintero. Visualizar grande no es buscar enormes cosas que conseguir, no tiene nada que ver con eso. Consiste en permitirte desear todo lo que quieres y además con todo detalle. Cuando más detalles y más permiso te des, más fuerte estarás visualizando. Y tu energía interior será positiva, creativa, motivadora, fuerte y tendrás una intención clara. Con esta energía es mucho más sencillo atreverte y si además lo compartes con personas que sabes que van a sumar a tu visión, mejor. No te limites; apuesta por ti.

¿Y sabes qué es lo más potente de todo? Que visualizando grande creas la realidad que tú eliges, tomas las riendas de tu vida e Impactas en los demás, permitiendo y ayudando a que ell@s también lo hagan.

Cree. Cree tanto, que no tenga más remedio que suceder.

Quiero compartir algo contigo que es el resultado de visualizarlo grande. Me atreví a soñar, me sentí merecedora de ello y además capaz. Es un vídeo que he grabado para mi nueva página web. Cuando pensé en esto me vino a la mente el típico video promocional que ya tenía explicando mis servicios y lo que hago. ¡No me resonó para nada! Lo que me vino al corazón fue lo siguiente:

Me encantaría grabar un vídeo mensaje para el mundo que transmitiera la importancia de visualizar grande, atreverse e Impactar. Y más aún; que mostrara mi esencia Laura y mi filosofía de vida. Los lugares donde voy a reflexionar, mis estructuras, mi vida, mi interior… que el mensaje se lance ahí fuera en forma de vídeo con música y mi voz y que llegue a quien tenga que llegar con la esperanza de que algo se despierte en su interior y se lleven motivación, ganas de vivir y de apostar por ellos.

Visualicé fuerte, si. Y gracias a ello tomé decisiones claras, firmes y con sentido.

Aquí te dejo mi vídeo mensaje “visualizado grande”. Deseo que provoque en ti ganas de soñar fuerte y que te atrevas; solo así suceden cosas significativas en tu vida. Toma las riendas y hazla tuya.

 

Visualízalo grande, atrévete e ¡Impacta!

Un abrazo

Laura 🌻

 

¿Quieres cultivar una actitud emprendedora para Impactar en tu entorno? Descárgate ahora tu guía para saber cómo. ¡A por ello! 

¡LA QUIERO!

Share This