Durante mis 8 años como emprendedora, nunca me he atrevido a cogerme un mes entero de vacaciones. Este año he decidido que lo voy a hacer. ¿Y sabes qué? que al planearlo aparecen mis mis saboteadores “advirtiéndome” de los peligros que corro al hacerlo y del “impacto negativo” que esto tendrá para mi y mi proyecto. ¡Es normal! ¡Soy humana además de emprendedora! Hacer algo diferente y salir de mi zona de confort siempre me produce incomodidad además de “miedos” y dudas. Y aún así lo voy a hacer. Me lo merezco, lo quiero y soy consciente de que esta desconexión/descanso tendrá una influencia positiva sobre mi proyecto.

¿Y tú? ¿Quieres cogerte un mes de vacaciones sin sentirte culpable?

 

Share This