Para crecer y expandirte, tanto tú como tu proyecto, es necesario reenfocarse periódicamente.

Hay ocasiones en las que continuar con la misma estrategia, actitud y plan de acción que iniciaste hace 1 año o 2 años o incluso 6 meses atrás no sirve porque ahora no funciona. Tú has cambiado, tu proyecto ha cambiado y la realidad ha cambiado. Ha llegado el momento de recolocar todas las piezas de tu puzzle.

Justamente ahora acabo de terminar mi sesión de reenfoque y me siento llena de energía. No solamente lo hago por y para mi proyecto sino también para mi como Laura persona. Realizo un reenfoque profesional y otro personal. Al final todo está relacionado y como siempre digo, Tú eres tu Proyecto así que como tú seas se verá reflejado en tu proyecto. En mi caso, vengo de un verano muy movido con muchos cambios en mi vida personal y profesional donde casi no he tenido tiempo para pensar y alinearme. Me sentía abrumada, agotada y emocionalmente desconectada ¿Te imaginas el impacto que esto hubiera tenido en mi proyecto profesional si no lo hubiera gestionado antes? Por eso la importancia de incluirte tú también en tu “momento reenfoque” .

¿Por qué es importante reenfocarte?

Porque te alineas, conectas con la realidad del momento presente, dejas ir lo que no te sirve y abres espacio a nuevas oportunidades. Porque te proporciona seguridad, visión, tranquilidad y claridad a la hora de establecer tus nuevos objetivos. Y además, te conoces como persona y profesional, aprendes, creces y te expandes.

¿Cómo reenfocarte?

Yo siempre recomiendo empezar por tí como persona. Esto es lo que a mi me sirve aunque no necesariamente te servirá a ti. Prueba y una vez lo sepas, elige tu propia metodología. Te dejo los 5 pasos que yo sigo; sencillos y al grano:

1 – Para, respira y siente: anota en un papel tus emociones y sensaciones.

2 – Observa conscientemente tu realidad: tus relaciones, tu familia, tus amigos, tu pareja si la tienes, tu trabajo, tu día a día, tu alimentación, tu ocio, el entorno que te rodea… todo lo que te “afecta” a nivel emocional.

3 – Busca un folio y divídelo por la mitad trazando una línea divisoria. Haz dos listas. Una bajo el nombre de Me Sirve Ahora y otra con el título No Me Sirve Ahora. Debajo de cada lista coloca conscientemente cada una de las cosas y personas que has observado en el paso número 2.

4 – Córtalo por la mitad y guarda en un cajón el papel de No Me Sirve Ahora (no lo estás desechando o abandonando; sencillamente lo retomarás más adelante porque AHORA no es el momento – te desalinea)

5 – Coge tu papel de Me Sirve Ahora. Léelo conscientemente, permítete sentir y desde ese lugar plantéate varias acciones y objetivos que te potencien a nivel emocional con lo que ya tienes en tu vida que te sirve.

Te dejo mi caso como ejemplo:

. Al parar, respirar y sentir me dí cuenta que en mi interior había nervios, inquietud, mucho hacer y poco ser, fuerza, ilusión y amor por la vida. No solo conecté con emociones que me bloqueaban sino también con emociones que me potenciaban. Por eso las escribí todas.

. Cuando observé mi realidad y todo lo que había me di cuenta de que era mucho; demasiado. Tantas cosas, personas, planes, actividades, deseos, “to do’s” que no me extraña me sintiera abrumada. ¡Buff! ¡Menuda agenda!

. Anoté en mis dos listas lo que me servía ahora y lo que no me servía ahora. Puse especial hincapié en la palabra AHORA porque cada vez que tenía que rellenar la lista de NO Me Sirve me costaba anotar cosas porque… ¡me gustaba todo! Lo quería todo. Añadir la palabra AHORA me ayudó a tranquilizarme y verlo como un “ahora no; más adelante” y así tuve más enfoque a la hora de escoger en qué lista colocaba cada elemento de mi vida.

. Papel cortado. Guardo el de No Me Sirve Ahora en un lugar “especial” y me quedo con el que sí.

. Leo mi papel de Me Sirve Ahora y me permito sentir. Observo en mí emociones como alegría, ilusión, fuerza, gratitud, implicación y amor. Elijo conscientemente naturaleza, deporte, tiempo para leer, alimentación sana y personas concretas que suman a mi vida con quien compartir mi tiempo. Y paso a la acción estableciendo objetivos personales: disfrutar de la naturaleza una vez por semana, 2 entrenos en grupo a la semana con mis amigos, hacer lista con platos saludables, crear mi plan semanal de comidas e ir a comprar todo lo que no tengo, buscar hueco en mi agenda para las personas con quien ahora quiero compartir momentos y llamar a un par de ellas para vernos.

Éste es mi plan personal para los siguientes 3 meses. Dejo siempre la puerta abierta a lo que la vida me pueda traer aunque ya no me preocupo ni controlo nada más. En 3 meses volveré a reenfocarme, retomaré mi papel de No Me Sirve Ahora y volveré a hacer este ejercicio. Si por las circunstancias o cambios de la vida he de hacerlo antes, pues también. Por lo menos ahora me siento tranquila, alineada, fiel a mi misma, entera y emocionalmente completa. Esto me da fuerza, seguridad, arraigo y enfoque, y lo voy a transmitir directamente a mi proyecto.

Observar mi proyecto desde este lugar emocional hace que todo sea más claro, me proporciona una visión láser sobre qué acciones tomar ahora en mi proyecto, hace fácil el tomar decisiones y “casi” sin hacer nada me reenfoca también a nivel profesional.

¿El siguiente paso? Hacer exactamente lo mismo con mi proyecto:

  • 1 – Parar, respirar y sentir
  • 2 – Observar proyecto
  • 3 – Listas Me Sirve Ahora/No Me Sirve Ahora
  • 4 – Guardo lo que No Me Sirve Ahora
  • 5 – Leer conscientemente lo que Me Sirve Ahora y establecer objetivos concretos para mi proyecto

¿Qué te parece? A mi me encanta hacer esta sesión de reenfoque conmigo misma. De hecho la convierto en un ritual especial y tengo mi propia “libreta chula” para estos momentos. A veces la hago en mi casa con música de fondo creativa o me voy a mi terraza favorita y me dedico este espacio de tiempo para mi… voy variando. De nuevo, esto es lo que a mí me sirve y ya sabes que me encanta compartirlo contigo. Siempre desde el aportar. Pruébalo y experiméntalo a ver qué te funciona.

Gracias gracias gracias por leerme, por estar y por seguir en mi camino. Te envío un fuerte abrazo y recuerda…

Visualízalo Grande, Atrévete e ¡Impacta!

Laura❤️🌻

 

Si necesitas reenfocar tu proyecto porque está estancado, buscas claridad a la hora de establecer nuevos objetivos y quieres sentirte seguro y motivado, contacta conmigo para agendar una Sesión Enfoque donde resituarlo todo y reafirmarte como profesional y persona. Envíame un email a laura@lauracoaching.com y te informaré de todo.
Te dejo el testimonio de Gemma Panadés, amiga, socia y compañera, quien recientemente hizo conmigo esta sesión de coaching y mentoring apostando fuerte por ella y por su maravilloso proyecto:
“Decidí hacer la sesión enfocada con Laura porque en los últimos meses he estado creando mucho contenido de valor para mi web así como nuevos talleres y formaciones, esto se me ha juntado con el lanzamiento de mi curso online Tus 8 Espacios, sesiones sueltas y procesos personales de coaching. con tantos frentes abiertos sin a penas darme cuenta me había dispersado, y si yo me disperso, mi proyecto se dispersa. Tengo claro que mi proyecto soy yo, por ello necesitaba reestructurarlo todo y enfocarme.
Con esta sesión he conseguido reafirmarme como coach y mentora para mujeres inquietas y poner el foco en lo realmente importante para mí, he salido con un plan de acción para alinear mis servicios de forma clara, inteligente y práctica. ¡A por ello! Gracias Laura por tu entrega, creatividad  y profesionalidad.”
– Gemma Panadés, Formadora, Mentora y Coach Experta en Tus 8 Espacios
Share This